Reflejo de superficies. Mar Vicente

01.03.2007 – 17.06.2007

Sala B. Fundación Laxeiro
Comisario: Javier Pérez Buján
Proyecto ganador Bolsas Feima – Fundación Laxeiro a la creación artística, 2006.

 

Con este proyecto, la artista Mar Vicente (Valadouro, Lugo, 1979) ganó la Bolsa Feirma – Fundación Laxeiro a la creación artística en su edición de 2006. Dotada con 3.000 euros más 3.000 euros para producción de obra, la edición de un catálogo retrospectivo y la exhibición del proyecto, dentro de la programación de exposiciones temporales de la Fundación Laxeiro en Vigo, y la Fundación Feima en Madrid.

EL PROYECTO

El proyecto propone una redefinición de la pintura más allá de los parámetros que normalmente atribuimos a dicha disciplina, como son la bidimensionalidad, los límites físicos del soporte y la preponderancia del elemento óptico, para, acudiendo a criterios de expansibilidad, trascender el espacio físico del “cuadro” y superar la tradicional presentación frontal de las obras.

Para mostrar esta idea, Mar Vicente utiliza criterios herederos de la tradición minimalista, como la reducción de los recursos expresivos y la utilización del espacio como articulador del conjunto de la exposición, utilizando la tridimensionalidad como elemento expresivo de una obra que, sin embargo, sigue siendo eminentemente pictórica.

Reflejo de superficies es su primera exposición individual, en la que por primera vez la artista tiene la oportunidad de trabajar todo el espacio expositivo en función únicamente de su propuesta y profundizar así en los parámetros que rigen su pensamiento artístico, para lo que la interrelación entre las distintas pizas juega un papel fundamental.

El proyecto parte de la forma de entender el color como luz; y el espacio expositivo cómo parte de la propuesta. La pared se convierte así en un soporte más, sobre el que se proyecta el color y su textura interacciona con las texturas de cada pieza. Si estos conceptos nos remiten automáticamente a parámetros del Minimalismo, no sucede lo mismo con la utilización de la huella manual que la artista pretende dejar en cada pieza. La idea de “cuadro”, en vez de ser negada, se replantea, generando una interesante tensión entre la aparente frialdad de una obra articulada a partir de superficies geométricas, monocromas y regulares, sin concesión alguna a la representación ni al gesto; y unos acabados que, en una mirada más atenta, nos revelan una minuciosa manualidad en la que, sorprendentemente, tiene cabida el error, la imperfección y la huella del manipulado de la artista.

Las texturas cobran aquí importancia, razón por la que insiste en utilizar lienzo para trabajar el color en casi todas las piezas, en vez de decantarse por superficies ya fabricadas y menos texturadas. La superficie de la tela pintada también le permite jugar con diferentes calidades táctiles que, inevitablemente, nos sitúan entre lo pictórico y lo escultórico. El volumen y el tacto, pasan de esta forma, a jugar un papel perceptivo importante.
LA OBRA

 

“Cajón”. Pieza de suelo, formada por dos cubos.

“Cajón”. Pieza de suelo, formada por dos cubos.

Estos planteamientos se materializan en piezas sorprendentes como la titulada “Cajón”, una pieza de suelo, formada por dos cubos – uno contiene al otro – en los que se contraponen las texturas de la tela y el metacrilato y cada cubo intercambia sus colores y tiñe, por medio del reflejo, el espacio que le rodea; o la titulada “Escalera de pared”, compuesta por una serie de módulos colocados de manera escalonada, donde se va reflejando el color en cada una de las superficies del escalón del módulo seguiente, dejando así de ser blanco para adquirir diferentes calidades cromáticas.

Mar Vicente-3“Neón” es otra ingeniosa pieza, compuesta por una cara de pintura monocroma sobre lienzo y por otra, de imagen fotográfica. Los módulos Anclados en la pared perpendicularmente (de manera vertical), nos desorientan en la observación frontal, y nos van descubriendo interesantes juegos de reflejos cromáticos entre ellos y sobre la pared, o relaciones de imágenes fotográficas, a medida que vamos abandonando la visión frontal de la obra.
Mar Vicente-4Destaca también una pieza de vídeo, presentada en pantalla plana sobre pared, en la que se muestra el proceso de instalación en sala de la ya mencioada “Escalera de pared”, mediante la sucesión de fotogramas de las fases del montaje modular, en un paradójico juego de exhibición / ocultación del proceso: en cada fotograma se muestra el progresivo montaje de la pieza, por medio de la adición de un módulo tras otro, pero al mismo tiempo, se oculta toda intervención humana y todo rastro del proceso constructivo, como el tipo de anclajes, las herramientas, etc., consiguiendo un sugestivo juego compositivo.

El reflejo, una de las ideas centrales de la exposición, se hace más evidente introduciendo un espejo perpendicularmente a dos fotografías simétricas en la obra “Simetría” que refleja cada imagen en cada una de sus caras, provocando otra vez, un movimiento del espectador en la búsqueda de diferentes puntos de vista.

EL MONTAJE

Como decíamos más arriba, el espacio expositivo juega un importante papel en todo el montaje. Si el color blanco parece ser el único ambiente cromático en paredes, techo y suelo, descubrimos cuando nos internamos en la sala, que las características de esta son aprovechadas para integrarla con detalles de color en esquinas y rincones que mediante una iluminación calculada, amplifican los efectos de reflejo que dan título a la exposición y que son elemento fundamental en la mayoría de las piezas.

 

Todo el ambiente generado en la exposición nos remite a una preocupación por el color, integrando parámetros que tradicionalmente se atribuyen la otras disciplinas, como la escultura, la instalación o incluso la arquitectura. Podemos decir que Mar Vicente propone una convivencia de estas, valiéndose de elementos periféricos o residuales de la tradición pictórica, como los límites del soporte, la pared o el conjunto del espacio expositivo, consiguiendo articular un léxico que amplía las posibilidades expresivas sin salirse del lenguaje pictórico.

REFERENCIAS

En el trabajo de Mar Vicente son inevitables las referencias a nombres clásicos del Minimalismo como Donald Judd, Dan Flavin o Sol LeWitt y en un nivel más teórico que visual, Robert Mangold. Sus referencias entre la creación actual las encontraríamos en nombres que trabajan esa idea de expansión de la pintura, como la norteamericana Jessica Stockholder, el suizo Philippe Decrauzat; el argentino Eduardo Costa, etc., y en el ámbito nacional, artistas tan diversos como Ángela de la Cruz, Toño Barreiro, la obra de los años setenta y ochenta de Nacho Criado, etc., todos ellos con un elemento común: su preocupación por romper los límites físicos de lo que tradicionalmente entendemos por pintura.
LA ARTISTA

Mar Vicente es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo y en su corta trayectoria, ha sido artista invitada en Kultur Modell, en Passau, Alemania; becaria en Kaldarte, Pontevedra, 2º Premio en la II Edición del Premio de artes plásticas Conxemar; Mención de honor en el VII Premio Joven 2004, Artes plásticas, convocado por la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid; seleccioada en Jóvenes Valores, de la Diputación de Pontevedra; Bolsa Fundación Talens España y artista invitada en el programa Residentes de la Xunta de Galicia.

 

A CONVOCATORIA 

Con esta iniciativa, patrocinada por la Fundación Feima, la Fundación Laxeiro pretende seguir apoyando el trabajo de los creadores emergentes, mediante la puesta en práctica de un proyecto expositivo premiado y la edición de un catálogo en tres idiomas que sirva al artista ganador cómo tarjeta de presentación de su trabajo artístico. La Bolsa consta además de 3 premios adquisición de obra, por valor de 2.000 euros cada uno, que en esta edición recalleron, además de en la artista ganadora, Mar Vicente, en Pablo Pérez Sanmartín (Vilagarcía de Arousa, Pontevedra, 1980) y Samuel Castro (Cambre, A Coruña, 1981).

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2020 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo