Premio Laxeiro 2004: Don Francisco Fernández del Riego

Don Francisco Fernández del Riego fue galardonado con el Premio Laxeiro 2004. Una iniciativo que todos los años reconoce la labor a favor de la cultura gallega de un personaje o institución.

 

Nació en Vilanova de Lourenzá, en 1913. Continuador del ideario del Grupo Nós, fue uno de los fundadores del galleguismo progresista del siglo XX cuyas funciones se extendieron a las de político, escritor, editor y también crítico de literatura. Fue miembro de la Real Academia Galega y su presidente.

Después de cursar, en el Colegio de los Escolapios de Monforte de Lemos, el Bachillerato superior en la sección de letras, Fernández del Riego aprobó en 1930 la reválida en Santiago de Compostela y comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Madrid. Al año siguiente regresó a la capital gallega, donde continuó con sus estudios y comenzó los de Filosofía y Letras. En ese momento entró en contacto con la vida cultural y política: se hizo activista de la FUE, participó en diversos mítines y revueltas universitarias al tiempo que comenzó a colaborar en el Seminario de Estudios Galegos y en el Comité de Cooperación Intelectual. Frecuentó también la editorial Nós, de Ánxel Casal, y colaboró en A Nosa Terra, Ser o El Pueblo Gallego, relacionándose, entre otros, con Lois Tobío, Ricardo Carvalho Calero, Antonio Fraguas, PaulinoPedret y el propio Ánxel Casal. Desde la FUE, se convirtió en delegado escolar en las facultades de Derecho y de Filosofía y Letras, llegando a ser, al mismo tiempo, representante de la Federación de Estudiantes en la Junta de Gobierno de la Universidad. En 1933 se integró, como Secretario General, en la Federación de Mocedades Galeguistas y pronunció con éxito el discurso inaugural de la apertura del curso 33-34 de la Universidad de Santiago en representación de los estudiantes. En ese mismo año publicó su «Índice cultural y artístico del Renacimento gallego» (Nós: boletín mensual de la cultura gallega, n. 117, 15 set. 1933).

 

Llegado 1934, participó en la constitución de Galeusca, formando parte de su Consejo Gallego, al lado de Otero Pedrayo, Plácido Castro, Fernando Calvet y Rezola. Sus responsabilidades políticas continuaron incrementándose cuando, por indicación de Bóveda, se convirtió en secretario de la Asamblea de Ayuntamientos a la que le fue encomendada la redacción del proyecto del Estatuto. En el año siguiente, publicó » Presencia de Galicia nos vieiros da arte nova » (Nós: boletín mensual da cultura galega,n. 135, 15 marzo 1935) y consiguió la licenciatura en Derecho, combinando, de manera brillante, sus facetas intelectual y política. En vísperas del estallido de la Guerra Civil y mientras preparaba su tesis de doctorado, ejerció como profesor ayudante de Derecho y desarrolló una intensa campaña en favor del Estatuto de Autonomía como militante del Partido Galeguista en compañía de Castelao, Otero Pedrayo, Risco, Suárez Picallo, Valentín Paz Andrade y Alexandre Bóveda.

 

Llegado el golpe de Estado del 18 de julio, representó al Partido Galleguista en el Comité de Santiago que analizó la situación provocada por los militares. Mientras, la Guerra Civil española provocó su inhabilitación en la docencia y una sanción por parte del Tribunal de Orden Público que lo llevó a mantenerse escondido durante un tiempo y, finalmente, a incorporarse al ejército cuando fue llamado su reemplazo, para salvar la propia vida.

 

En 1939, al terminar la guerra, volvió a Galicia huyendo de Santiago, donde era demasiado conocido, y se instaló en Vigo, que se convertiría en su residencia definitiva. Inició la década de los cuarenta relacionándose con galleguistas como Paz Andrade, Henrique Peinador, Carlos Maside, Darío y Xosé María Álvarez Blázquez o Gómez Román. Trabajando primero en el Colegio Mezquita y después en el Colegio Labor, participó, en la clandestinidad, en intentos de reorganización del galleguismo. Así, en julio de 1943, tuvo lugar en Coruxo (Vigo) la asamblea de refundación del Partido Galleguista, con Gómez Román en la presidencia. En su empeño por reorganizar políticamente el galleguismo, colaboró con los movimientos políticos de la emigración y trabajó con las acciones culturales gallegas que se organizaban, principalmente, en Buenos Aires y Montevideo. Colaboró en los periódicos Galicia y Galicia emigrante. En el año 1947, organizó, con Leuter Salgado, las colaboraciones con la BBC británica para la emisión de un programa semanal sobre cultura gallega radiado, por vez primera, en la lengua prohibida de Galicia. En este mismo año, al tiempo que ganó el concurso literario de la Federación de Sociedades Gallegas de Buenos Aires con la obra Cos ollos do noso esprito, fue detenido, encarcelado y juzgado en Consejo de Guerra, siendo exculpado finalmente.

 

Su trabajo en favor de la supervivencia de la cultura gallega no se ve disminuido por las decisiones dictatoriales del régimen franquista y en octubre de 1949 saca a la luz, con Xaime Isla Couto, el «Suplemento de El Sábado» del periódico La Noche, que rescataba lo mejor de una intelectualidad gallega silenciada. Aunque los dirigentes golpistas contaban con las armas del poder, los militantes galleguista poseían a fuerza de la creatividad y del amor a Galicia. Así, cuando la censura terminó con el «Suplemento de el Sábado» sólo un año después de su puesta en marcha, el 25 de julio de ese 1950 se celebró en Santiago de Compostela la asamblea fundacional de la Editorial Galaxia. Presidida por Otero Pedrayo, contó con la participación de personalidades señeras del galleguismo como Manuel Gómez Román, secretario del Partido Galleguista y tres personas que orientaron el rumbo de la editorial desde el comienzo:Fernández de él Riego, Xaime Isla Couto y Ramón Piñeiro.

 

Ocupó primero la secretaría del Consejo de Administración de Galaxia y después fue su director-gerente. En el año 1951 comenzó la publicación de la Colección Grial, de la que Del Riego fue co-director, con Ramón Piñeiro, y que terminó en el año siguiente, dada la ferocidad de la censura española. En el mismo año, Fernández del Riego denunció, con Isla Couto y Ramón Piñeiro, la persecución del régimen franquista a la lengua gallega en un informe enviado a la UNESCO para conseguir su solidaridad. En el año 1954, cuando la colectividad gallega en Buenos Aires también denunció ante la UNESCO la persecución del gallego, Fernández del Riego viajó por Latinoamérica y estableció contactos políticos con el Consejo de Galiza, pero a su regreso fue de nuevo detenido, encarcelado y procesado en Consejo de Guerra. Después de renunciar a sus cargos en Galaxia para no perjudicar a la empresa, fue exculpado.

 

Pocos años después, en el tiempo en que los miembros del Partido Galleguista interior comienzan a abandonar la lucha política partidaria en favor del trabajo político cultural, Fernández del Riego ingresó en la Real Academia Galega a propuesta de Manuel Gómez Román, Ramón Otero Pedrayo, Manuel Casás Fernández y Sebastián Martínez-Risco y Macías, en noviembre de 1960, con el discurso “Un país y una cultura: la idea de Galicia en nuestros escritores”. Su trabajo en la institución fue intenso y profundo. Por iniciativa suya, la Academia decidió celebrar el 17 de mayo de cada año, a partir de 1963, el Día de las Letras Gallegas, conmemorando que en ese año se cumplía el centenario de la publicación de “Cantares Gallegos, de Rosalía de Castro. Además, a principios de 1967 y con el propósito de abrirle nuevos caminos a la lengua gallega, solicitó de la Academia, contando con las firmas de Ricardo Carvalho Calero y de Domingo García-Sabell, la manifestación oficial a los poderes públicos de la necesidad de estudiar gallego en todos los niveles de la enseñanza. Como gran dinamizador de la institución, consiguió su presidencia en noviembre de 1997; puesto que desempeñó durante cuatro años. Pero aquel año 1963 fue el momento, también, de la constitución de la Fundación Penzol con su magna biblioteca, de la que Del Riego fue director, y de la aparición del primer número de la revista Grial, que él co-dirigió, junto con Ramón Piñeiro, en los veinticinco primeros años de existencia.

 

En el año 1964, sin dejar de trabajar instensamento en la actividad cultural -en Galaxia; Artes Gráficas Galicia, de la que fue consejero-delegado; la Fundación Penzol y la revista Grial- Fernández del Riego se integró en una de las nuevas fuerzas políticas de izquierda que habían aparecido ese año, el Partido Socialista Gallego (PSG), del que llegó a ser Secretario General, con Manuel Beiras como dirigente, y al que perteneció hasta 1978.
Durante los años siguientes, publicará la mayor parte de su obra literaria e investigadora, quedando vinculado a los proyectos editoriales que había iniciado hasta que, en 1986, ya siendo Carlos Casares director literario de Galaxia, comenzó su dedicación exclusiva a la Fundación Penzol, dejando atrás las funciones de gerente de Galaxia y de consejero-delegado de Artes Gráficas Galicia.

Outros Premios Laxeiro

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2019 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo