Laxeiro en Buenos Aires

06.09.2006 – 08.10.2006

Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) 
Comisario: Javier Pérez Buján 
Produce 
Fundación Laxeiro 

Patrocina 
Consellería de Cultura e Deporte, Xunta de Galicia 
Repsol YPF 
Fundación Caixa Galicia 
Iberia, Líneas aéreas de España

José Otero Abeledo, Laxeiro (Lalín, Pontevedra, España, 1908-Vigo, España, 1996) forma parte de ese grupo de artistas gallegos que vivieron una etapa decisiva en su trayectoria artística en la ciudad de Buenos Aires. Invitado a organizar una exposición de artistas gallegos en 1951, Laxeiro adoptaría Buenos Aires como su lugar de residencia durante veinte años, hasta que en 1970, después de la gran retrospectiva que le dedicó a Art Gallery, decide volver a su Galicia natal.A su llegada, con 41 años de edad, Laxeiro era ya un artista respetado en el panorama español, como miembro fundamental del que se conoció como el grupo de » Los Renovadores» de la Vanguardia histórica gallega. La ciudad de Buenos Aires actuó sin duda como catalizadora de cambios sustanciales en su pintura que daría como resultado lo que se conoce como su segunda madurez. Heredero de la tradición expresionista y gestual europea, Laxeiro profundizó en los aspectos más informalistas de su pintura, a partir de su experiencia bonaerense, llevando la gestualidad de su trazo hasta extremos que rozaron la abstracción. Militante de una pintura pasional, irreflexiva e inmediata, Laxeiro conectó muy bien con el ambiente artístico bonaerense, asimilando e intercambiando formas de pintar que, aunque, desde una perspectiva histórica, se pueden ver como una evolución lógica de su obra, difícilmente hubieran tenido lugar en la Galicia culturalmente aislada de los años cincuenta.ESTRUCTURA DE LA EXPOSICIÓN La muestra, estructurada en cuatro partes, se centra en el período argentino que abarca los años cincuenta y sesenta y propone una lectura de la obra y la personalidad del artista gallego que, sin pretender ser exhaustiva (algo que sería muy complicado, debido a su prolífica producción) intenta provocar una aproximación al universo vivencial del autor.

1. Buscando cosas, dibujos y bocetos

El primer capítulo se centra en su obra dibujística. Con el título «Buscando cosas, dibujos y bocetos» se pueden ver una veintena de bocetos realizados sobre papel que, presentados sin marco, dentro de una vitrina, nos acercan al aspecto procesual del artista, que siempre practicó el dibujo de una forma casi compulsiva, como herramienta de pensamiento, tanto en la resolución de diferentes problemas técnicos como para la realización de obra mayor, como en la captación de escenas y personajes a modo de instantáneas. Se puede ver en esta serie la extraordinaria vitalidad de su trazo, la frescura y rapidez con la que atacaba el papel en blanco, como resultado de toda una vida dibujando, de tal forma que su mano, realmente trabajaba a la misma velocidad que sus ojos y su cabeza, en un rapadísimo proceso que consigue una expresividad totalmente espontánea y directa y que le posibilitan dominar géneros como el retrato y técnicas como la sanguina, la tinta o la aguada.

2. Galicia en la memoria, últimos momentos de la Estética granítica 

La segunda parte, titulada «Galicia en la memoria, últimos momentos de la Estética granítica», es un interesante ejemplo del estilo que practicó durante las décadas de los años treinta y cuarenta, en las que, junto a sus compañeros de generación, supo sintetizar la tradición cultural del imaginario colectivo rural gallego, con un tratamiento formal y argumental de claros rasgos contemporáneos. Conscente de la pobre tradición pictórica gallega, Laxeiro tuvo la habilidad de buscar sus modelos en los canteros y escultores medievales y combinar este bagaje con las riquísimas historias mágico-paganas de la tradición oral, sin olvidar el universo literario del esperpento valle-inclanesco y la obra de Álvaro Cunqueiro, llegando así a resultados que coincidían con movimientos plásticos del momento, como las nuevas figuraciones que surgieron en Europa, como reacción a las vanguardias más analíticas.

Articulado a partir de dos piezas protagonistas, como son «La dama del abanico», propiedad del Museo Nacional de Bellas Artes y «Cuento de niños», propiedad del Centro gallego en Buenos Aires. Este capítulo contiene algún ejemplo del género retratístico y numerosas escenas populares que, al igual que el citado «Cuento de niños», se desarrollan entre la fantasía y la realidad.

3. Nuevos ámbitos, nuevos lenguajes, apertura hacia el Informalismo 

En el tercer capítulo, el titulado «Nuevos ámbitos, nuevos lenguajes, apertura hacia el Informalismo» la exposición da un giro importante, descubriéndonos al Laxeiro más experimental. Como obra principal, se puede ver el magnífico «La ciudad sumergida» perteneciente a los fondos del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA), en el que están presentes todas las constantes del Laxeiro informalista: colores planos y primarios, composición bidimensional, una cierta geometría orgánica y un mayor protagonismo de la mancha, con momentos que rozan la abstracción pura, aunque siempre con una cierto anclaje figurativo. Es en este capítulo donde se puede apreciar de forma más evidente la gran influencia que tuvo la ciudad de Buenos Aires en la evolución de su pensamiento estético, lo cual, siempre dentro de los parámetros gestuales y expresionistas, encontró en el Informalismo un campo de cultivo natural para la expresión de sus inquietudes estéticas.

4. Memorabilia 

La exposición se cierra con un apartado de memorabilia y documentación en el que se deja constancia de la intensa vida artística y social que Laxeiro llevó a cabo en Buenos Aires. Afiches de exposiciones, ilustraciones de libros, participación en conferencias, etc., documentan la inmersión de este gallego en la vida cultural bonaerense, llegando a ser Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, a principios de los años Sesenta. Moviéndose siempre a caballo entre la intelectualidad gallega en el exilio (Isaac Díaz Pardo, Blanco Amor, Luís Seoane, etc.) y el colectivo de artistas argentinos como Pujía, Carlos Alonso, Leopoldo Presas, y tantos otros que aún hoy le recuerdan con afecto de amigos o admiración de discípulos.

La exposición se completa con un cuidado catálogo con textos de Xosé Neira Vilas, escritor y amigo del artista, Javier Pérez Buján, comisario de la muestra, Carlos García Suárez, nieto del pintor y una interesante entrevista realizada a Isaac Díaz Pardo quien relata la peripecia argentina de Laxeiro y su participación activa en los proyectos de la intelectualidad gallega en el Exilio.

Un interés añadido de la muestra es que gran parte de las obras que la forman, son piezas inéditas para el público, ya que provienen de colecciones paticulares que nunca antes habían sido exhibidas ni catalogadas.

La exposición registró un total de 60.000 visitantes.

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2020 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo