La Fundación Laxeiro ofrece una nueva lectura de la Colección permanente

La Fundación Laxeiro presenta una nueva
propuesta expositiva de la conocida Colección permanente, que cambia el recorrido
cronológico, por una disposición de las obras más intuitiva, que combina
estilos, lenguajes, géneros y cronología, además de incorporar documentación
relativa a la trayectoria artística de Laxeiro, una línea de vida y una señalética
renovada en gallego, castellano e inglés.

Además, a las sesenta y cuatro obras que conforman la Colección permanente, se añaden cinco piezas depositadas por propietarios particulares, que contribuyen a completar la visión de la obra y la trayectoria de uno de los artistas gallegos más decisivos del siglo XX.

Ver catálogo completo en Flickr. Se pichas en cada imaxe e moves o cursor cara abaixo, poderás ver a ficha completa de cada obra

NUEVO PLANTEAMIENTO EXPOSITIVO

La Colección permanente de
la Fundación Laxeiro, formada por sesenta y cinco de las setenta y siete obras que
el artista legó a la ciudad de Vigo (de las que las doce restantes pueden
contemplarse en el Museo Quiñones de León) está expuesta permanentemente en la
Fundación Laxeiro. Estas sesenta y cinco obras, de todas las épocas de la trayectoria
de Laxeiro, ofrecen en su conjunto, una excelente panorámica de la evolución del
artista, constituyendo un abanico muy completo de los diferentes estilos y los
diversos lenguajes que Laxeiro utilizó a lo largo de toda su carrera.

Durante estos años, la
Colección tuvo diversos planteamientos expositivos que siempre habían respetado
un recorrido cronológico, basado en una coincidencia buscada, entre el recorrido
espacial de la exposición y el recorrido temporal de la trayectoria de Laxeiro.

Ahora, la Fundación Laxeiro rompe con ese planteamiento de carácter historiográfico y lineal, para ofrecer otra forma de visitar dicha colección, basada en tres criterios combinados de distribución de la obra, como son el estilístico, el temático y, en menor medida, el cronológico.

RECORRIDO POR LA EXPOSICIÓN

Así, lo primero que se encuentra
el visitante al acceder a las salas de la exposición, es un paño expositivo formado
por una composición de dieciséis obras, organizadas a partir de dos
autorretratos muy diferentes, un carbón sobre papel de 1936, en el que el
artista escribe “son eu” (soy yo) y, a su lado, un óleo sobre tela de 1977, en
el que la abstracción es el registro elegido. Estas dos obras, colgadas en el
centro del paño, contrastan fuertemente por su diversidad de lenguajes y dan la
pauta del sentido del resto de la selección que conforma la composición de ese
paño, formado por dibujos y pinturas de todas sus épocas y, por tanto, también
de todos sus registros expresivos. La leyenda “son eu” del autorretrato de
1936, adquiere así un significado como “tarjeta de presentación” para el
visitante neófito, poniéndolo en situación sobre lo que se va a encontrar a lo
largo del recorrido por exposición.

En los dos paños enfrentados
a este primero, se contraponen dos obras antagónicas que ilustran, por un lado,
el compromiso de Laxeiro con la vanguardia y, por otro, su labor como retratista
de encargo, en el Vigo de los años cuarenta. Estamos hablando de Mascarón, de
1934, una de las obras icónicas del período granítico de Laxeiro, y de Retrato
de José María Galbán, de 1944, un excelente ejemplo de la faceta de Laxeiro
como retratista de la burguesía empresarial viguesa.

Seguidamente, en el
pasillo de la sala, se dispusieron dos paños expositivos lineales enfrentados físicamente
que enfrentan también dos temáticas del artista. En el paño de la izquierda se
pueden ver un conjunto de diez retratos, en los que se aprecia su evolución,
comenzando con carbones sobre papel de los años treinta y acabando con un óleo
sobre tela de 1980, pintado en clave informalista. En el paño opuesto cuelgan
diez óleos sobre tela y sobre papel, en los que se ve su aproximación a la
abstracción y al informalismo que se origina a partir de su llegada a Buenos
Aires, en 1951.

Este pasillo desemboca en
una sala final, en la que el primer paño de la izquierda, está dedicado al tema
del desnudo femenino, con tres ejemplos de diferentes épocas, que muestran
soluciones muy diversas. y, en el paño contiguo, tres maternidades, también de
épocas y lenguajes muy diferentes. Esta sala acaba en una composición, formada
por doce obras sobre papel de pequeño formato, dispuestas a modo de mosaico, en
el que se ofrece una visión del Laxeiro más lúdico y colorista.

La última sala está reservada para las obras de gran formato y, en su mayoría, las más emblemáticas de la Colección permanente, como son Trasmundo, de 1946, todo un compendio de la pintura de Laxeiro de aquellos años, el Carretón de niños, también llamado Juguete, de 1934, un magnífico ejemplo de la figuración de entreguerras, la pieza pintada por ambos lados Autorretrato, de 1934, magnífico ejemplo de la estética granítica y, en su reverso, Carnavalada, de 1931 que, posiblemente es el primer cuadro expresionista gallego, además del icónico La vida, de 1968, una enorme tinta sobre papel de casi cuatro metros de ancho que compendia muchos de los registros expresivos utilizados por Laxeiro hasta aquellos años. En esta sala también se pueden admirar otras obras emblemáticas como Hans de Islandia, de 1966, una reinterpretación laxeiriana de la pintura geométrica, llevada a la sensualidad del trazo curvilíneo tan característico del pintor, y otra Vida, de 1966, un óleo sobre tela realizado en clave informalista y matérica. Esta sala se completa con una espléndida pieza de pequeño formato titulada Cabeza, de la década de los años sesenta, una obra oscura, realizada en clave expresionista que retrata a un ahorcado, y también otra Cabeza, esta de la década de los setenta, en la que revisa su estética granítica.

NUEVAS INCORPORACIONES A LA COLECCIÓN PERMANENTE

A las sesenta y cinco
obras que conforman la exposición, se suman en esta nueva propuesta, cuatro piezas
depositadas por coleccionistas privados como son las dos cabezas de las que hablábamos
más arriba, una maternidad granítica de los años cuarenta, el Retrato de José
María Galbán ya mencionado, cedido por la Familia Galbán, y una abstracción de
1993, titulada Niño pensador, depositada por el Sindicato Galego do Ensino.

La Fundación Laxeiro quiere agradecer públicamente a sus propietarios, estas aportaciones que las entiende como un acto de generosidad con la sociedad, y que contribuyen a completar la visión de la personalidad poliédrica de un artista dotado de múltiples recursos expresivos y técnicos, como queda patente en la exposición.

EXPOSICIÓN DE DOCUMENTACIÓN

Otra de las novedades de
este nuevo montaje, es la inclusión de documentación sobre la trayectoria del
artista, dispuesta en dos vitrinas que muestran documentos tan singulares como el
diploma expedido en 1926 por el Centro Gallego de La Habana, o un facsímil de la
crítica publicada por Francisco Fernández del Riego en El Pueblo Gallego, sobre
su primera exposición individual en 1934, en la Facultad de Filosofía y Letras
de Santiago de Compostela. También se muestran diversos ejemplares originales
de catálogos de exposiciones realizadas en Madrid, Gijón, Buenos Aires, Vigo y
Compostela; o libros con ilustraciones suyas e incluso un disco de vinilo con
poemas de Marcos Ana (1920-2016), cuya portada está ilustrada por Laxeiro.

LÍNEA DE VIDA

Otra de las novedades es l
instalación de una línea de vida que, de forma muy gráfica, permite recorrer
toda la vida profesional de Laxeiro en una mirada rápida, en la que se destacan
los principales hitos de su carrera y se acompaña de imágenes de diversos
momentos y obras de la vida del artista.

SEÑALÉTICA EN TRES IDIOMAS

Se renovó también toda la
señalética, compuesta por diversos textos dispuestos en varios paños
expositivos que explican diferentes aspectos de la figura de Laxeiro y de su obra,
además de cartelas explicativas en las obras más destacadas y la ya mencionada
línea de vida. Todos los textos están en gallego, castellano e inglés.

Con esta nueva propuesta, la Fundación Laxeiro abre una nueva etapa en la divulgación de la Colección permanente y, por extensión, de la obra de Laxeiro en general, en la que, superado el criterio cronológico, se abre una forma más transversal e intuitiva de acercarse a la Colección permanente, en la búsqueda de nuevos significados artísticos y culturales de este legado de Laxeiro que es propiedad de la ciudad de Vigo.

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2019 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo