Faílde. Anatomía de la piedra

Título: Faílde, anatomía de la piedra

Comisariado: Natalia Figueiras

Tipo de obra: escultura

Lugar: Fundación Laxeiro. r/Policarpo Sanz, 15, 3º, Vigo

Inauguración: 4
de julio

Clausura: domingo, 15 de septiembre Prorrogada hasta el 29 de septiembre

AÑO FAÍLDE

La Fundación Laxeiro se suma a las actividades programadas con motivo del Año Faílde, promovidas por el ayuntamiento de Ourense, con el apoyo de la Xunta de Galicia, una iniciativa que reivindica la figura y la obra de Antonio Faílde (Ourense, 1907 – 1979), En esta ocasión, desde un enfoque concreto, como es el de su trabajo en piedra más personal, formado por una selección de obras realizadas por iniciativa propia del autor, sin formar parte de encargos de terceros, por lo que lo que se pretende con esta exposición, es acercar al público la faceta más personal del proceso creativo del artista.

El testimonio y la total colaboración de su hijo Miguel Ángel Faílde, fallecido recientemente, y la conservación y custodia que este ejerció sobre estas obras, resultó ser un factor decisivo en la concreción de la exposición. Desde la Fundación Laxeiro queremos reconocer y agradecer esta labor y además, hacer público nuestro pesar por su reciente desaparición.

EL ARTISTA

Antonio
Faílde nació en Ourense en 1907 en la parroquia de San Lourenzo de Piñor y en
1957 fue nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de San
Fernando
, lo que potenció su carrera como escultor, artista y maestro. Fueron
muchas las exposiciones regionales, nacionales e internacionales en las que se
incluyeron obras suyas, tanto en vida del artista, como después de su
fallecimiento.

Inicia su aprendizaje como escultor en Piñor, siguiendo
los pasos de su tatarabuelo, santero que trabajó incluso con el tacto cuando,
ya anciano, se quedó ciego. A los doce años, trabaja como cantero en Ourense,
en tares industriales que le dan un gran dominio del oficio. Se matricula en la
Escuela de Artes y Oficios.

Al concluir el primer cuarto del siglo XX, Faílde
tiene ya su propio taller y en él se inicia en la verdadera creación artística,
convencido de poder ser un escultor personal a partir de su oficio de cantero y
tallista. En Ourense convive con otros artistas y estudia apasionadamente la catedral,
poniendo especial atención en el pórtico, perteneciente a la escuela del Maestro
Mateo. Acude también al museo, para empaparse de las viejas formas de la piedra,
desde las muestras ibéricas hasta la imaginería religiosa del barroco.

Traba amistad con los intelectuales de la Generación
Nós: Risco, Cuevillas, Otero Pedrayo. Faílde comienza a expresarse en la talla
directa del granito del país, a partir de la herencia del románico y del
gótico. Poco antes de la Guerra Civil es becado por la Diputación ourensana
para seguir estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
de Madrid. Concluida la contienda, regresa a Ourense y gana una plaza de
profesor en la Escuela de Artes y Oficios, un puesto que desempeñó hasta su cese
voluntario en 1956.

Faílde tardó mucho tiempo en exponer su obra
personal. Las primeras muestras datan de 1949, en Ourense, 1950, en Vigo, y en
1951, en Buenos Aires. En la ciudad viguesa alcanza considerable eco, dentro del
escaso ambiente artístico que por entonces se vivía en un medio eminentemente
industrial. Se presenta en Madrid en 1953. La crítica más exigente elogia a
este escultor diferente, tradicional y modernísimo a un tempo.

La resonancia de sus aportaciones, le llevan a
ser elegido miembro corresponsal da Real Academia de Bellas Artes de San
Fernando
en 1957. Realiza en Madrid una gran exposición monográfica en la
Dirección General de Bellas Artes, en 1960.

Vuelve a exponer en Madrid en 1968, dos veces
más en Vigo, en las salas de la Caja de Ahorros, esa misma institución le
dedicará una antológica póstuma en 1986. También lleva su obra obra a Caracas
en 1979, año en el que fallece en su ciudad natal, a principios de junio.

LA EXPOSICIÓN

Anatomía de la piedra es un proyecto comisariado por Natalia Figueiras
para la Fundación Laxeiro que, como decíamos al principio, se compone de obras
realizadas para el artista, libres por tanto, de cualquier concesión técnica,
formal, estilística o temática, derivadas de las circunstancias de la obra hecha
por encargo.

Así, las
quince esculturas que componen esta selección, nos permiten sumergirnos en el universo
más personal del artista. Se trata de piezas de las que el escultor nunca quiso
desprenderse y que, por tanto, pertenecen a su ámbito privado, al que volverán,
una vez terminada la exposición.

En esta selección, Antonio Faílde pudo desarrollar
su proyecto estético en completa libertad y por eso, suponen una buena muestra de
sus preocupaciones como artista. El escultor encara el proceso creativo desde
una convicción apriorística que entiende que la escultura final surge de la naturaleza
de la propia piedra, porque siempre ha formado parte de ella. En este sentido, el
escultor actúa como un descubridor, alguien que, a la manera de Michelangelo,
extrae lo que ya estaba contenido en la piedra original.

Faílde confiaba
en que la obra estaba creada antes de su intervención, que los personajes de
sus esculturas existían en la naturaleza desde los orígenes del material. La materia
era para él un estado latente, a la espera de que su visión de creador pudiese
extraer lo que siempre había estado allí, a expensas del rescate y de la visibilidad
que obtendrían cuando su mano pudiera salvarlas del anonimato.

LA OBRA

En la
escultura de Antonio Faílde se dan dos características indisolubles, por un
lado, la emoción contenida de la expresión del cuerpo y, por otro, la emoción
exultante del proceso creador en la fase de reconocimiento. Algo así como la
emoción expresada en sus dos polos de intensidad, la energía vital del acto
creativo y la quietud, calmada y silenciosa de lo que ya habitaba en la materia
de la piedra, que el escultor hace visible. Una da origen a la otra, y ambas
son generadoras de emoción.

El maestro
nos guía en un diálogo en voz baja, con la emoción del proceso de creación que finalmente
se expresa en cada obra, una vez terminada. Con esta idea, el autor busca llegar
a la verdad que habita en cada persona, la esencia que, más allá de la
superficie agitada del día a día, está presente en cada individuo. Se trata por
tanto, de una actitud que, partiendo de la representación de lo cotidiano, de
anatomías humanas concretas, intenta llegar a lo más profundo de la esencia del
ser humano.

Faílde concebía al ser
humano en su relación con el medio y sus semejantes, desde el vínculo fraternal
de la ternura y la ingenuidad. Su escultura es admirada por la emoción contenida
que emana de la utilización formal de los volúmenes y, en el plano narrativo, de
los diálogos entre los personajes.

Faílde desarrolló su
obra en torno a dos géneros predominantes, lo cotidiano y el desnudo femenino,
llevados ambos a una interpretación en ocasiones, mitológica y alegórica. Trabajó
incansablemente la anatomía el cuerpo, viajando entre la figuración más
académica y la experimentación, donde el volumen natural de la roca, parece
apoderarse de lo que en un principio, fue un cuerpo humano. Faílde identificaba
en la materia natural, al ser humano ya creado.

De ahí que la materia
natural, utilizada como materia plástica, sea transformada por el artista
entendiendo que contiene la forma humana en sí mesma, ya desde un principio. La
materia de la piedra, soporte mayoritariamente trabajado por el artista,
alcanza su máxima expresión en la contención del movimiento y el carácter cerrado
y compacto de la anatomía.

Todas estas características son concretadas en una obra que unifica la tradición gallega de la escultura en piedra, principalmente el románico, y un compromiso inquebrantable de renovación, dos factores en los que coincide con el resto de Los Renovadores y su proyecto estético, dentro del contexto internacional de la figuración no realista del primer tercio del siglo XX.

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2019 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo