En tránsito. María Galán

Titulo: En tránsito

Artista: María Galán

Comisario: Javier Pérez Buján

Inauguración: viernes, 30 de enero, 20.00h.

Período: 30 de enro-5 de abril

escuchar entrevista en el diario cultural de la Radio Galega, minuto 16.24

Ver reportaje en  Zigzag diario de la Televisión de Galicia.

 En tránsito, es un proyecto de María Galán (Vigo, 1990) consistente en 80 pinturas que recrean numerosos paisajes captados en movimiento, durante diversos viajes que la artista fue realizando a lo largo de los últimos años. María Galán concibe En tránsito como un proyecto en progreso, inacabado, que se irá completando a lo largo de viajes futuros. Un proyecto que, como el título indica, está en pleno tránsito, igual que los paisajes que capta en sus obras.

EL PROYECTO

En tránsito recupera el valor del tiempo de desplazamiento entre el lugar de origen y el lugar de destino, esa parte del viaje que se fue perdiendo con los avances técnicos que posibilitaron la aviación civil y el tren de alta velocidad, mediante los que ese tránsito se minimiza, no solo temporalmente, sino también como experiencia.

Podemos entender En tránsito como una reivindicación de esa parte del viaje, ese placer del tiempo de desplazamiento que va conformando la propia experiencia del viajero y que, en muchos casos, va cambiando el propio sentido del viaje. Abundante es la literatura y el cine de viajes que tratan de la experiencia del itinerario como metáfora de un viaje interior. Las manifestaciones plásticas de esta tradición –sobre todo a partir del romanticismo- suelen captar la anécdota, en forma de situaciones y personajes exóticos que ilustran las causas de ese cambio interior.

María Galán hace lo contrario, pinta paisajes sin figuras, sin personajes y sin anécdotas, paisajes vacíos e infinitos, cortados por la línea del horizonte y acotados por los extremos del cuadro que funciona como una ventana (la ventanilla del vehículo). Paisajes yermos, sin refugio que la artista capta desde el movimiento de sus viajes en coche o en tren, convertidos en la fijación de lugares en los que nunca se detendrá, lugares de paso que quedan grabados en su memoria, inmortalizados por la cámara fotográfica para luego ser transferidos al lenguaje pictórico, en una evocación melancólica que los sitúan más en el territorio de la imaginación que de la realidad, a pesar de que todas las imágenes están basadas en paisajes reales.

Existe en este trabajo un proceso de desplazamiento que va de la objetividad del paisaje existente, documentado fotográficamente, a la reinterpretación de la imagen mediante la pintura que adquiere una connotación subjetiva, producto de la relación entre cada paisaje pintado y la vivencia concreta a la que cada imagen remite.

Desde un punto de vista compositivo, todas las obras que conforman el proyecto tienen ciertas similitudes que unifican la variedad de motivos recreados en ellas, así además de estar todas pintadas con la misma técnica (acrílico y lápiz sobre tablero de DM) y tener aproximadamente las mismas medidas, todas están divididas por una línea horizontal que organiza la imagen en dos áreas cromáticas diferentes, según la composición básica del género paisajístico de la división de la imagen en una parte superior y otra inferior, es decir, dividiendo la imagen en cielo y tierra. Este esquema tan básico y tan interiorizado en nuestra mirada, confiere a la obra una cierta serenidad, producto de la prevalencia de la horizontalidad frente a la verticalidad, a partir de la que, de forma automática, el espectador tiende a interpretar el motivo como un paisaje. Pero esa serenidad se ve interrumpida por la ausencia de personajes, introduciendo así un cierto desasosiego en cada imagen, un desasosiego que parece ir en aumento, al mostrar un mundo vacío en el que la soledad parece ser la protagonista definitiva.

En tránsito se convierte de este modo en la metáfora de una manera de estar en el mundo, en la objetivación del sentimiento de soledad que define el estado anímico de María Galán, como expresión de esa búsqueda continua de una forma de pintar, de un proceso de aprendizaje y de un viaje interior que no es otra cosa que el proceso de evolución personal de la artista que, entre otras cosas, la lleva a viajar con frecuencia, como parte  de su desarrollo artístico y vital, en un tránsito continuo en el que los lugares de partida y llegada parecen carecer de importancia. Es de este modo como el tránsito, el propio desplazamiento es en realidad la finalidad misma del viaje.

EL MONTAJE

El proyecto se resuelve en un montaje en el que es muy importante el concepto de secuencia. Las obras se presentan colgadas en las paredes de la sala sin solución de continuidad, conformando frisos en cada paño expositivo, en los que se pueden ver las distintas imágenes que conforman la exposición, a modo de viñetas o ventanas, consiguiendo así una correspondencia entre la forma de presentar las obras y la temática implícita en las mismas, que no es otra que el paisaje recreado desde un punto en movimiento. Se configura así un espacio homogéneo, en el que el ritmo de observación viene impuesto por la disposición de las obras en forma de secuencia, obviando otros recursos expositivos más convencionales como la sucesión de obras y espacios vacíos, o la concentración de obras en grupos, alternadas por espacios vacíos,  propios de la retórica expositiva de obra pictórica.

LA ARTISTA

María Galán es una novísima artista viguesa, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, sin apenas experiencia expositiva si exceptuamos la individual realizada en 2014 en Espazo en branco, de Santiago de Compostela, en la que ya mostró parte de la obra que ahora expone en la Fundación Laxeiro, y su participación en alguna exposición colectiva. Sus preocupaciones se inscriben dentro de la pintura figurativa y la tensión que esta genera entre realidad y ficción. La cuestión de la mímesis que implica todo ejercicio de representación, sea este plástico, cinematográfico o literario, y el status de ficción resultante de la representación, es la preocupación principal alrededor de la que gira todo su trabajo. Referencias literarias como El mapa y el territorio de Michel Houellebecq o El hacedor, de Jorge Luis Borges, marcan su camino a seguir en la elección temática de su obra.

 

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2019 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo