Colmeiro, punta seca

Título:                        Colmeiro, punta seca

Comisariado:             X, Pastor Rodríguez Santamaría; X. C. López Bernárdez

Artista:                       Manuel Colmeiro

Tipo de obra:            obra gráfica

Inauguración:           martes, 19 de marzo, 2024

Clausura:                  domingo, 30 de junio, 2024

Lugar:                        Fundación Laxeiro. Rúa Policarpo Sanz, 15, 3º, Vigo

Produce:                   Fundación Museo de Artes do gravado á estampa dixital.

                                    Xunta de Galicia

La Fundación Laxeiro presenta Colmeiro, punta seca; una exposición singular, compuesta por cuarenta y ocho grabados de Manuel Colmeiro (1901- 1999), datados entre finales de los años treinta y la década de los cuarenta, algunos de ellos inéditos, que fueron reunidos y publicados en una carpeta en 2022, por la Fundación Museo de Artes do Gravado á Estampa Dixital, de Ribeira, con la financiación de la Xunta de Galicia. Estos cuarenta y ocho grabados se exponen junto a las matrices originales.

EL PROYECTO

Se trata de dibujos originales datados entre finales de los años treinta y los años cuarenta, que fueron pasados a matriz de cobre y zinc, con la técnica de punta seca en la década de los años cuarenta, actualmente propiedad de la familia Colmeiro y que, en 2022, fueron estampados por el maestro grabador Pepe Míguez en el Obradoiro de Gravado de la Fundación Museo de Artes do Gravado á Estampa Dixital (FMAG) de Ribeira, institución que hizo la edición que consta de:

  • 20 ejemplares, numerados del 1/20 al 20/20
  • 1 ejemplar de prueba de artista, numerado P.A.
  • 4 ejemplares de artista, numerados de I/IV a IV/IV.

Todo el proceso fue financiado por la Xunta de Galicia.

La obra gráfica de Manuel Colmeiro (Silleda, 1901-Salvaterra de Miño, 1999), no muy abundante y realizada con tiradas reducidas, ocupa un lugar singular en su actividad, principalmente durante sus años de exilio en Buenos Aires y los primeros de su estancia en París, es decir, desde finales de los años treinta hasta los inicios de los años cincuenta.

El proyecto de realizar la edición de una carpeta a partir de 49 matrices del artista que posee la familia del pintor, llevado a cabo por la Fundación Museo de Artes do Gravado á Estampa Dixital de Ribeira, y la exposición que presentamos en la Fundación Laxeiro, pretende dar a conocer esta faceta del creador gallego que además incluye alguna obra inédita, lo que acrecienta el valor de este significativo conjunto de trabajos que ilustran aspectos centrales de la estética del autor y de un momento muy concreto de la diáspora gallega, en particular en Buenos Aires. Como afirma Carlos L. Bernárdez, los grabados de Colmeiro de comienzos de su exilio remiten a un clasicismo que ya estaba bien presente en su obra de la década anterior. Se trata de fórmulas plásticas que, como las del Pablo Picasso de la Suite Vollard, transmiten una consciencia de la condición moderna, porque, para nuestro pintor, el clasicismo no es una simple vuelta al pasado, sino una reformulación del ideal clásico tamizado por una percepción muy ligada a la identidad gallega.

En estas obras las fuentes cézannianas son fundamentales, y de ahí aprende nuestro pintor la manera de situar la figura en el paisaje. A esta lección permanecerá siempre fiel y será base de sus fecundas y sutiles variaciones formales.

En la década de los cuarenta Colmeiro realiza grabados en los que la línea clasicista ya se pone al servicio de unos temas que serán recurrentes en su obra y que se constituyen en una de las llaves de toda su producción del exilio: Galicia reconstruida desde la memoria y la mujer como ideal, participando de una de las grandes líneas temáticas que caracterizan el arte gallego en la diáspora, como es la ausencia de la Tierra, que sugiere el título de infinidad de obras de artistas y escritores gallegos: Lonxe de Lorenzo Varela; Fardel de eisilado y Homenaje a la Torre de Hércules de Luís Seoane; Sempre en Galicia de Castelao y nombres de revistas como Galicia emigrante o Saudade.

En general, estos grabados transmiten una sensación de idilio onírico en el tratamiento del tema, con referencias clásicas, como en Picasso, que van desde la escultura griega hasta la cerámica arcaica y ática. Pero no tenemos la sensación de estar ante simples citas; al contrario, asistimos a un mundo lleno de morriña e intensamente ligado a la experiencia.

Rafael Dieste, en un texto escrito en 1941, y titulado “Colmeiro: breve discurso sobre la pintura con el ejemplo de un pintor”, hace un brillante análisis del trabajo de Colmeiro que ilustra de manera muy especial el tipo de obras que ahora se editan y rescatan. Decía Dieste que el Colmeiro pintor “hablaba en gallego”, y ciertamente construye un lenguaje pictórico de un fuerte lirismo, en el que la evocación del mundo gallego es una constante. Su obra es una manera de reencuentro, pero también una manera de permanente análisis y depuración formal, que alcanza un logrado equilibrio.

Los grabados de Colmeiro son, por tanto, mucho más que simples complementos de su pintura: iluminan el proceso de formación y plenitud del pintor e informan sobre su situación en los diferentes espacios culturales y, además, documentan sus más profundas preocupaciones en cuanto ciudadano y en cuanto artista.

LA EXPOSICIÓN

Más allá del interés artístico y documental de la obra que conforma esta exposición, su singularidad la encontramos también en la forma en la que ésta se muestra al público, porque no suele ser muy frecuente mostrar también las matrices originales a partir de las que se realiza el estampado y, en esta ocasión, los cuarenta y ocho grabados son mostrados, unidos, cada uno de ellos, a su matriz correspondiente, gracias a la cortesía de la familia Colmeiro que cedió las planchas para su exhibición.

De este modo, el público tiene la oportunidad poco frecuente de apreciar in situ las semejanzas y variaciones entre la matriz original y el grabado final, lo que contribuirá, sin duda, a la comprensión de los procesos de realización de la obra gráfica, quizás la primera técnica que permitió la reproducción a partir de obras originales.

La técnica de la punta seca empleada para estos grabados es una de las más antiguas. Data del siglo XV y, con frecuencia, es utilizada en combinación con otras técnicas como el aguafuerte. El estampado de estos grabados de Colmeiro fue realizado por el maestro grabador Pepe Míguez en los talleres de la Fundación Museo de Artes do Gravado á Estampa dixital, con la colaboración de la Diputación de A Coruña, que financió la restauración de las matrices y la de la Xunta de Galicia, que asumió los costes de producción.

Con esta exposición, la Fundación Laxeiro y la Fundación Museo de Artes do Gravado á Estampa dixital FMAG materializan un intercambio que, además de posibilitar la realización de esta exposición en Vigo, llevará la FMAG la muestra titulada Los monos de Laxeiro. Obra humorística en la prensa, producida por la Fundación Laxeiro en 2018.

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2024 All Rights Reserved Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Deputación de pontevedra Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria

Fundación Laxeiro Concello de Vigo