Laxeiro en tres tiempos. Fundación Exponav, Ferrol

Con el título Laxeiro en tres tiempos, la Fundación Exponav inaugura una interesante exposición sobre diferentes aspectos de la obra de Laxeiro que, estructurada en tres técnicas y procesos diferentes, ofrece un recorrido, tanto cronológico como estilístico, por la obra del pintor.

Desde el año 2001 no se veía una exposición individual de Laxeiro en Ferrol y por lo tanto, la exposición es una oportunidad muy buena para acercarse al trabajo de uno de los artistas gallegos más importantes del siglo XX.

José Otero Abeledo, Laxeiro (Lalín, 1908-Vigo, 1996) es un destacado miembro del grupo conocido como Los renovadores de la Vanguardia histórica gallega. Este grupo de artistas fue el responsable de la entrada del arte gallego en la contemporaneidad, en el primer tercio del siglo XX, realizando una obra que estaba en consonancia con lo que sucedía en el panorama internacional.

Laxeiro y sus compañeros de generación, rechazaron la herencia de la generación anterior de artistas gallegos, anclada en el arte decimonónico, para proponer nuevos lenguajes, en el contexto de la llamada al orden que el artista francés Jean Cocteau había hecho a finales de los años veinte, después de la resaca de las vanguardias de descomposición de la imagen, provocando movimientos como la Nueva objetividad alemana que volvía a la figuración desde planteamientos no realistas.

Laxeiro supo como nadie captar la esencia cultural popular gallega, recurriendo a un tenebrismo que tenía mucho que ver con el comportamiento de la luz en Galicia, además de captar lo popular, alejándose de posiciones pintorescas y tópicas, rechazando la herencia pictórica gallega y fijándose en la rica tradición escultórica del Románico y el Barroco. Tanto él como sus compañeros de generación, inauguraron lo que se llamó la Estética granítica, caracterizada por una pintura muy empastada y texturada, realizada frecuentemente con espátula, sin la utilización del pincel y una paleta cromática terrosa, que revisa las técnicas del claroscuro para recrear la luz de Galicia.

Dibujante compulsivo desde su regreso de Cuba, a finales de los años veinte, Laxeiro va construyendo una estética de gran expresividad y dinamismo, introduciendo, como dijo Luís Seoane, el expresionismo en Galicia y catalizando los mundos literarios del esperpento de Valle Inclán y la Galicia mítica de Álvaro Cunqueiro. Su obra, sintetiza de esta forma toda la tradición cultural gallega con las vanguardias del siglo XX, siempre del lado de la pintura de pulsión, frente a otras líneas de trabajo más analíticas.

El grupo de Los renovadores, se movía en el entorno del Partido Galeguista y entendían, por tanto Galicia como una realidad nacional diferenciada del resto de España. Esta es también la razón por la que se alejan de la influencia de la luz mediterránea y los postimpresionismos, para buscar inspiración en las culturas del Norte europeo y en el Océano Atlántico que funciona como metáfora de lo desconocido, de lo irracional y lo pulsional, frente al mar mediterráneo, que simbolizaría la luz que alumbra la razón, como cuna del nacimiento de las culturas grecolatinas.

Estamos por tanto ante una pintura que recrea el pensamiento mágico del medievo europeo y actualiza, con los códigos de las vanguardias, todo ese bagaje cultural, coincidiendo con movimientos como los expresionismos alemanes, o, ya en la mitad del siglo XX, el grupo CorBrA, centroeuropeo, el Art Brut francés o, en los años ochenta los Nuevos salvajes alemanes, todos ellos, movimientos que rechazan la pintura académica, primando la pulsión frente a la razón y la subjetividad frente a la objetividad de lo visible.

El proyecto expositivo que se presenta en la Fundación Exponav, es un intento de plasmar con obras concretas toda esta personalidad artística, a través de tres técnicas utilizadas con frecuencia por Laxeiro, como son el dibujo, el grabado y la pintura.

Con la inclusión de estas tres técnicas, el proyecto pretende propiciar un acercamiento a la obra del artista que sitúe al público en diferentes planos de aproximación:

Pintura. En primer lugar, la pintura, quizás la técnica que le dio más notoriedad y en la que demostró una maestría singular, con la que fue tejiendo una evolución en su trayectoria que lo llevó de la estética granítica de su primera época, a la síntesis compositiva y cromática, después de su establecimiento en Buenos Aires, a partir de 1951.

Dibujo. Pero esta maestría, como él mismo reconoció en algún escrito, no hubiera sido posible sin una labor continuada, casi compulsiva, en el terreno dibujístico, donde Laxeiro aprendió de forma práctica, mediante el método de ensayo/error lo que luego plasmaría en su obra pictórica. En este apartado, la exposición se despliega en dos fórmulas expositivas, por un lado, dibujos de mediano y gran formato, colgados en los paños expositivos, y por otro lado, dibujos de pequeño formato, muchos de ellos bocetos y estudios que permiten al espectador un acercamiento mucho más íntimo y procesual al trabajo de Laxeiro.

Obra gráfica. El tercer tiempo de esta exposición consiste en una selección de grabados, una técnica que el artista comenzó a practicar en los años cincuenta, cuando colabora con cinco litografías en la publicación titulada Poemas: Rosalía de Castro, Eduardo Pondal, Curros Enríquez, editada por Monte Medulio en París, en 1954. Será en 1976, con la edición de la carpeta titulada Caos Armonía, editada en Madrid por Díaz Casariego, dentro de la colección titulada Tiempo para la alegría, incluida en esta exposición, cuando Laxeiro comience a trabajar de forma continuada las diferentes técnicas del grabado, siendo ya en los años noventa, al final de su vida, cuando le dedique una mayor atención.

Con esta selección tan heterogénea de obra, tanto por su técnica, como por la temática y el arco temporal que abarca, la exposición ofrece al público visitante un recorrido bastante completo por la producvión de Laxeiro, en la que queda muy patente su evolución estilística y discursiva, partiendo de la figuración tenebrista de la primera época. Pero el mundo pictórico de Laxeiro es muy heterogéneo, como queda patente en la selección de obra de esta exposición. Así, después de su llegada a Buenos Aires, en 1951, Laxeiro amplía su léxico hacia planteamientos más experimentales que van cambiando su pintura, sintetizándola, bidimensionalizándola y cambiando el tenebrismo tan característico de su primera época, por una paleta cromática primaria, mucho más luminosa, en la que la línea se vuelve más suelta y organiza la superficie pictórica en diferentes superficies cromáticas. Este registro tendrá, ya en los años noventa, una interesante continuidad en gran parte de su producción gráfica, como se puede ver en la exposición, dando cuenta de una vitalidad sorprendente, en los últimos años de su vida.

Es de destacar una característica muy personal en la consecución cronológica de su obra, una característica que ilustra el origen rural dl artista: la concepción del tiempo, para Laxeiro, no es lineal, sino que reproduce la circularidad tan característica de las sociedades agrícolas preindustriales y, con ella, es capaz de retomar líneas de trabajo ya desarrolladas en el pasado, para reinterpretarlas y darnos así una nueva visión de estilemas que ya había utilizado en épocas anteriores. Es lo que se conoce como la ruptura del estilo único que libera al artista de tener que respetar una evolución lineal y le permite practicar varios registros en un mismo tiempo cronológico.

La exposición nace del interés de la Fundación Exponav por acercar a la ciudad de Ferrol propuestas expositivas de calidad, realizadas ex profeso para o su espacio expositivo, permitiendo así a la ciudadanía disfrutar de una oferta cultural singular. De este interés nace el encargo de la Fundación Exponav a la Fundación Laxeiro, mediante el que fue firmado un convenio de colaboración que permitió llevar adelante el proyecto, y que puede posibilitar en el futuro otras actuaciones, fruto de esta colaboración entre instituciones.

Libreria Laxeiro

Fundación Laxeiro

La Fundación Laxeiro fue constituída legalmente el 23 de febrero de 1999 por acuerdo del Ayuntamiento de Vigo y de la Familia del pintor siendo declarada por las consellerías de Presidencia y Administración Pública y de Cultura, Comunicación Social y Turismo, de la Xunta de Galicia, de INTERÉS CULTURAL y de INTERÉS GALLEGO respectivamente.

Fundación Laxeiro © 2017 All Rights Reserved

Policarpo Sanz, nº15, 3º - 36202 - Vigo - Tel/Fax.: 986 438 475

Aviso Legal | Política de Privacidade | Panel de Control | Contactar

Xunta de Galicia: Consellería de Educación e Ordenación universitaria Xunta de Galicia: Consellería de Economía e Industria. Dirección Xeral de Comercio

AGADIC Axencia Galega de Industrias Culturais Concello de Porriño Pinturas Proa Transporte Urbano de la Ciudad de Vigo